false

ÚLTIMA HORA

"The Boys": la sátira al trumpismo bajo el fuego de la crítica anti-woke

"The Boys": la sátira al trumpismo bajo el fuego de la crítica anti-woke [GenB]

El pasado 13 de junio se estrenaba en Amazon Prime Video la cuarta temporada de "The Boys", la adaptación televisiva del cómic escrito por Garth Ennis y dibujado por Darick Robertson. Y como es habitual, comenzaron a surgir opiniones sobre ella en medios, foros y redes sociales. La serie, que ha contado con una audiencia extraordinaria a lo largo de este tiempo, no sólo ha mantenido sus registros, sino que, según Amazon, ha aumentado en un 21% con el lanzamiento de los primeros episodios. Lo que la convierte, por el momento, en la temporada más vista después de la segunda, pero también la peor valorada. Entonces, si tanto éxito está teniendo, os preguntaréis: ¿por qué está teniendo una crítica tan desfavorable?

Reducir la respuesta a que la gente cada día es más gilipollas sería la vía fácil, aunque la más honesta. No hay más que adentrarse en foros de forococheros (valga la redundancia), redes sociales o en la mismísima Rotten Tomatoes, (el auténtico termómetro del bocachanclismo cinematográfico de la red) para darnos cuenta de qué está ocurriendo alrededor de la serie.

Partimos de la base de que "The Boys" fue concebida como una crítica satírica a la política, las grandes corporaciones, el autoritarismo, las oscuras intenciones del marketing y el lavado de imagen por parte de los medios de comunicación a todo lo anterior. El creador de la serie, Eric Kripke, ha confesado que allá por el año 2005, cuando Garth Ennis escribió el guion de los cómics, no hubiera funcionado en el formato serie televisiva tan bien como lo ha hecho actualmente: "Los superhéroes no estaban en todas partes y no vivíamos en esta realidad extraña, donde las celebrities están adoptando la agenda fascista. No es el mismo mundo. Y, para ser sincero, yo tampoco lo vi venir". Lo curioso, es que trece años después de que vieran la luz los cómics, tenía cada vez más sentido aquella distopía que narraba la novela gráfica, ya que todo apuntaba a que nos dirigíamos peligrosamente en esa dirección. Kripke también añadió: "Empezamos a trabajar en la serie antes de que todo esto comenzase a pasar, así que de alguna manera el mundo se puso al día con la serie. No quiero decir que tuvimos suerte, porque hubiese preferido que ese no fuese el caso. Pero la serie acabó dando en el clavo sobre lo que está pasando con la administración de Donald Trump". Es decir, no es que la serie se haya convertido en una serie woke para molestar al gran público conservador, es que siempre lo ha sido, y os la ha colado como ha querido.

"The Boys": la sátira al trumpismo bajo el fuego de la crítica anti-woke [GenB]

Y quizá algunos os estéis preguntando, ¿qué diablos es eso de woke?

Woke («despierto» en inglés), es un término originario de Estados Unidos, que en sus inicios se utilizaba para referirse a las personas que luchan contra el racismo, aunque más adelante fue englobando más categorías de concienciación social, como la desigualdad, la visibilidad de los movimientos LGTBI y la lucha feminista. Es decir, que está ligado al progresismo y los movimientos de políticas de izquierdas. Pero como es habitual, el sector más rancio y extremista de la derecha social, ha adoptado el término en clave peyorativa, haciendo uso de él para despreciar cualquier tipo de visibilidad hacia cualquier colectivo o idea política que no comulgue con la suya. Se ha creado una secta de gente idiota, con un aumento de la paranoia y la manía persecutoria que, como ocurría a los que volvían de la guerra de Vietnam tocados del ala, ven comunistas por todas partes. Aunque ahora se le suman inclusión racial, homosexuales y feministas. Todo es negativo para esta gente.

"The Boys": la sátira al trumpismo bajo el fuego de la crítica anti-woke [GenB]

Dicho esto, lo que realmente me sorprende de la situación, no es que de pronto hayan sido conscientes de qué trata realmente The Boys, sino que tras cinco años después de su estreno se disparasen todas las alarmas. Es cierto que en los primeros capítulos de esta cuarta temporada han dejado más de lado cualquier atisbo de sutileza. Pero, joder, os ha costado. No tenía mucha esperanza en que este tipo de público tuviera una correcta comprensión lectora con los cómics, pero por lo que veo, tampoco tienen comprensión visual. No sé, parece que ver a negros inteligentes, mujeres en puestos de poder, bisexuales y burlarse de mítines fascistas les molesta mucho. ¿Por qué será?

El nivel de locura de esta gente llega a niveles inimaginables, ya que el propio actor neozelandés, Antony Starr, se mostró disgustado en una entrevista cuando dijo: "La gente se sorprende, 'Dios mío, en realidad no eres como él". Y yo pienso: "Claro, es un psicópata narcisista". Personalmente creía hasta hace no mucho que la idiotez tenía un límite, pero tristemente cada día que pasa me doy cuenda de lo contrario. Si una persona no es capaz de diferenciar al intérprete del personaje, ya habla del nivel intelectual de algunos de ellos. Quiero pensar que son minoría. Pero lo verdaderamente curioso, es que El Patriota, (Homelander en inglés), es un personaje claramente creado para mostrar el lado oscuro de la sociedad, como una de las enfermedades de este mundo. Una fotografía perfecta del Trumpismo más decadente, o la extrema derecha europea. El personaje siente abiertamente admiración por el nazismo, como así lo demostró y sigue evidenciando. Un maníaco sociópata con aires de grandeza, y con poder total para acabar con la humanidad, seres que considera inferiores desde su posición privilegiada, alegoría de la raza aria y las aspiraciones de Hitler. Es retrato del tío de los cuernos en el asalto al Capitolio de los Estados Unidos, el socio de la Asociación Nacional del Rifle, los Abogados Cristianos y el tipo que pega palizas a homosexuales. Homelander es, en definitiva, el monstruo ideológico de la extrema derecha que se les ha ido de las manos y ahora camina libre, sin control y con el apoyo de una mayoría a la que han lavado el cerebro y no es ni siquiera consciente de por qué lo recibe de brazos abiertos. Pensaba que estaba claro, pero por alguna razón, muchos han tardado en darse cuenta un lustro. Pero llegar a admirar a Patriota por lo que representa y que comulgue con sus ideas, me parece alcanzar un nivel preocupante de subnormalidad en la sociedad. Supongo que es el mismo motivo que les lleva a votar lo que votan.

"The Boys": la sátira al trumpismo bajo el fuego de la crítica anti-woke [GenB]

En contraposición, se encontraría Luz Estelar, (Starlight en inglés) representa el progreso, el decir basta a los abusos de poder y la lucha contra la tiranía. Es obvio que esto no conviene en la cúpula de "Los 7", por lo que mediante un complejo complot a través de fake news, desinformación, insultos y montajes, conseguirán contaminar la opinión pública, por lo que su legión de seguidores, apoyando a sus opresores, será cada vez mayor. ¿De qué me sonará todo esto también?

Creo que hace tiempo que el odio y los discursos por parte de ciertos extremos han calado demasiado. Muchos están pidiendo la suspensión de la serie y otros la están votando negativamente. Seguramente sea porque sólo les interesa que se cree contenido para ellos, para sus frustraciones y su mentes simples, y que así no se vean afectadas sus masculinidades frágiles y sus ocultos y desfasados síntomas supremacistas, más propios de épocas afortunadamente pasadas. Supongo que el ilustre Juan Soto Ivars, siempre en su posición "neutral", y tan preocupado por la famosa, a la par que ficticia: "cultura de la cancelación" de lo woke, por la que lloriquea siempre junto a su amigo Iker Jiménez en Cuarto Milenio y Horizonte, tendrá que oponerse también a esta ola de mierda conservadora que atiza cada día más el panorama cultural. O quizá no diga nada, que es lo más probable. Sus motivos tendrá.

Hasta ahora, The Boys está siendo un soplo de aire fresco al género de superhéroes en la pantalla, que ya mostraba síntomas de agotamiento. Una nueva visión de lo que nos habían contado hasta ahora, exceptuando algunas excepciones, como Watchmen, que también nos demostró de forma brillante que no todos los ídolos son buenos. Ahora solo nos queda disfrutar de la bilis que brota desde las mentes más atormentadas de todas, las que el odio no les permite ser felices.

"Es más fácil engañar a la gente que convencerla de que ha sido engañada"

Mark Twain

DaviOne
DaviOne

1 de julio 2024

3 comentarios:

  1. Si venía gustando a todo el mundo, y ahora no... igual es que han cambiado algo que no guste al público, ¿no? La gente es libre, y quien no le guste la nueva temporada dejará de verla, no hay más. Tú puedes seguir viéndola, sigues siendo libre.

    ResponderEliminar
  2. Veras, el movimiento Woke original no tiene nada que ver con el adoctrinamiento ideologico Woke actual. La orientación ideologica de tu articulo es lamentable. En fin.

    ResponderEliminar
  3. Los comentarios de este artículo dan buena pista de cómo es la gente que describes. Buen artículo!

    ResponderEliminar